Casa de les altures y Parc de les Aigues


La Casa de les altures es un precioso edificio neomudéjar situado en el Guinardó, justo al lado de los túneles de la Rovira. Construida por la Compañía de Aguas en 1890, su historia está íntimamente ligada a la de la canalización del agua en Barcelona.

La Casa de les altures

Revolución industrial y el negocio del agua

Desde la Edad Media, Barcelona se abasteció de agua mediante pozos, para el uso particular, y el acueducto romano y el Rec comtal, para el uso público e industrial. Sin embargo, con el crecimiento de la población esto resultó paulatinamente insuficiente.

Esta escasez se acentuó en el siglo XIX con la revolución industrial. Barcelona acababa de derribar sus murallas, se extendía por todo el llano y desarrollaba su industria, aumentando la demanda de agua. Además, la poca que había estaba en mal estado. El Rec Comtal, que tanto se utilizaba para lavar la ropa como para bañarse o tirar las aguas fecales, estaba contaminado y los pozos sufrían filtraciones de las cloacas debido a la densidad y la falta de higiene de la población de Ciutat Vella. Todo ello provocaba que se declarasen importantes epidemias de cólera o tifus.

Rec Comtal
Rec Comtal. Foto: http://memoriadelsbarris.blogspot.com.es

La compañía de aguas

En este contexto y con el Pla Cerdà recién aprobado, algunos, sobre todo extranjeros, vieron el negocio del agua.

Entre ellos, un tal Jules Alfredo Coste apostó por la explotación de agua de Dosrius, un pueblo cerca de Mataró, y adquirió los derechos. Posteriormente los transfirió a la “Compagnie des Eaux de Barcelone”, fundada 19 de junio de 1867 en Lieja con capital belga y francés.

La Compagnie decidió canalizar el agua de Dosrius y distribuirla por el Eixample. En 1868 proyecto fue declarado de utilidad pública y comportó la expropiación de más de 300 propiedades, entre las que destacan los 15.000m2 de terreno de la cercana Can Baró.

En 1870, después de dos años de trabajo, se finalizó la obra: se desecó el estanque de Dosrius para la captación de agua, se instalaron 52 kilómetros de tubería, 37 acueductos y un depósito de 16000m3 a 93 metros sobre el mar, donde hoy está el Parc de les Aigues.

Parc de les Aigues
Sociedad General de Aguas de Barcelona-Dos Rius

Desde este depósito se distribuida agua a Gracia, Sant Gervasi y l’Eixample, mediante tuberías de hierro que, actualmente, siguen en uso.

Sin embargo, las finanzas de la Compagnie no eran buenas y necesitó una ampliación de capital. Así, 20 de enero de 1882 se constituye la “Société Générale des Eaux de Barcelone”, de capital francés y domiciliada en París, que absorbe a la compañía belga.

La nueva Société expande el negocio y decide construir una serie de depósitos de agua a mayor altura para mejorar la presión y llegar a más población. Entre ellos, realiza uno a 200 metros de altura, en el Turó de la Rovira. Este primer depósito, de 1000m3 y hecho de ladrillo, no es el que hoy podemos ver en la cumbre del Turó. En 1961, se sustituyó por otro depósito de 3000m3 que, dos años despues, fue sustituido por otro de 14.000m3 que, ese sí, es el que está en la actualidad en la cima del Turó de la Rovira.

Para subir el agua desde el depósito inferior, situados en el actual Parc de les Aigues, se utilizaba máquinas de vapor, conocidas como máquinas de alturas. Hoy en dia han sido sustituidas por maquinaria eléctrica, pero continúan allí.

Maquinas de altura
Maquinas de altura. Foto: http://memoriadelsbarris.blogspot.com.es

En 1890, Nicolas Recúlez Chevalier, ingeniero y apoderado de la Société, encargó al maestro de obras Enric Figueres la construcción de su residencia en unos terrenos que la Compagnie había adquirido, justo al lado las máquinas de altura.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La casa de les altures

Por orden del ingeniero, la casa de proyectó en estilo neomozárabe, muy de moda en la época. El depósito se cubrió y se instalaron unos jardines, con una combinación de manantiales y muros vegetales a imagen del Generalife de la Alhambra. También se instalaron viveros con diferentes tipos de plantas y frutales. En definitiva, un espacio idílico en el que el agua era la protagonista.

Sin embargo, Nicolas Regúlez apenas llegó a vivir en esa casa de ensueño.
Imaginaos la época: el Guinardó apenas poblado por pocos payeses desperdigados en cuatro masías sueltas y con unos extranjeros que deciden que España es muy exótica y colocan un inmaculado y bellísimo edificio neomozárabe en medio de la nada.

Si hoy sorprende encontrarlo, es fácil imaginar que se sentiría en la época.

Sea como sea, el ingeniero decidió que era excesivo como vivienda y la Casa de les Altures pasó a ser el centro de recepciones de la empresa. No puedo dejar de pensar qué sentirían esos payeses viendo llegar lujoso coches a las lujosas recepciones. De hecho, la casa era conocida como “Can Moro”. Más adelante se la conocerá como “Casa de les Altures” por las máquinas de altura para bombear agua. Nombre que mantiene hoy en dia.

Durante la Guerra Civil, la Casa fue utilizada como casa de colonias para los hijos de los trabajadores de la Compañía. Más adelante, sirvió de sede del Instituto de Investigación Hidrológica.

Con todo, la Casa y sus jardines se fueron deteriorando hasta que, a principios de los setenta, la Asociación de Vecinos Joan Maragall empezó a reivindicarla como parque público: manifestaciones, sábanas colgando de los balcones, cortes de tráfico… Los vecinos estuvieron luchando durante años.
Parc-de-les-Aigues-2
Gracias a las presiones vecinales, el Ayuntamiento adquirió el jardín y, en 1978, abrió el Parc de les Aigües.

En 1984, el Ayuntamiento también compró el edificio y lo restauró. La rehabilitación la realizó el arquitecto Victor Argentí y optuvo el premio FAD de arquitectura de 1990 a la mejor rehabilitación. Desde 1991 es la sede del Distrito de Horta-Guinardó.

 

Parc de les Aigües

El Parc de les Aigües, que ocupa lo que era el jardín y los viveros de la Casa de les Altures, es una isla verde en medio del tráfico y el ruido que padece la plaza Alfonso X el Sabio. Un lugar ideal para descansar, leer o llevar a los niños.

Su entrada principal está situada justo en la salida del metro de Alfonso X y, frente a ella, se encuentra un tiovivo clásico que recuerda, en pequeñito, al tiovivo de Montmatre, en París.

De los jardines originales poco queda. Desde su inauguración en 1978, el parque está estructurado en terrazas independientes separadas por muros de piedra y caminos que van superando el desnivel. Cada terraza tiene una función diferente. La mayoría son zonas de relax, con numerosos bancos, aunque también hay tres áreas de juegos para los niños, una pequeña pista polideportiva, una pista de petanca y una zona de picnic con sombra asegurada.

Camí de la llegua
Camí de la llegua

Cuando lleguéis, fijaros en el muro de piedra exterior, junto a la zona de petancas. Éste sigue el antiguo Camí de la llegua que unía Sant Andreu del Palormar y el pueblo de Gracia. En el extremo más cercano a la puerta veréis una placa de hierro oxidado, esas que tanto gustaban cuando las olimpiadas, que lo pone. Este sendero era el único punto de unión entre el Guinardó rural y el centro urbano que, entonces, era Sant Andreu del Palomar.

Fijaros también, como a la mitad del muro, en una puerta de hierro forjado. En ella se lee 1870, año en que se compraron los terrenos. Por detrás hay una casa con una placa de mármol que pone “Sociedad General de Aguas de Barcelona Dos-Rius”, recordando sus orígenes.

Como curiosidad, fijaros en la calle Abd El-Kader, la que delimita la zona sur del parque. Vereis que no tiene ningún portal. De hecho, he leído que es la única calle de Barcelona que no tiene números de casa, ni vecinos. Por si os interesa, os diré que el Amir Abd El-Kader fue un principe del desierto que luchó contra los franceses por la independencia de Argelia.

Despues de pasear por el parque, podemos salir por su parte superior. Allí está la Biblioteca Mercé Rodoreda, con una mural que recoge una frase de la escritora “Les coses importants són les que no ho semblem”. Cuanta verdad!

Biblioteca Mercé Rodoreda
Biblioteca Mercé Rodoreda

Justo a los pies de la Biblioteca nos encontramos la escultura El submarino enterrado de Josep Maria Riera i Aragó. Es una obra curiosa ya que, como su nombre indica, representa un submarino sumergido del que sólo se ve la aleta de proa, la torreta superior y la cola de popa. En una entrevista, el autor decía que la realizó pensando en que los niños pudieran trepar y, la verdad, es que es ideal para que jueguen.

Junto a esta escultura están los jardines de Hiroshima, que se realizaron aprovecharon el espacio sin construir que dejó la realización del Tunel de la Rovira. Estos jardines se inauguraron en 1999, coincidiendo con el 65 aniversario del lanzamiento de la bomba nuclear. En su recuerdo se instaló un monumento formado por 22 columnas de hormigón, en el que se supone deberíamos leer “Nosotros, la humanidad, queremos que nunca más se repita el horror / Barcelona a Hiroshima con la cultura de la paz” .La frase me encanta pero lo cierto es que, al rededor de las columnas, no he sido capaz de encontrar donde lo pone, ni referencia alguna a Hiroshima o sus víctimas. De hecho, si no lo hubiera leído, no sabría que se trata de una escultura. Es una lástima.

Tiovivo

El tiovivo

Volviendo a la entrada principal del parque, nos encontramos con el último tiovivo que queda en Barcelona, tras el cierre del Carrusel Català del Maremágnim en noviembre de 2015.

Es un tiovivo clásico, con más de 90 años de historia durante los que ha viajado más de una vez. Primero fue instalado en Horta, luego en la Plaza Joanic y, finalmente, a principios de los ’80 fue trasladado a la plaza Alfons el Savi, haciendo una visita a Toledo.

Actualmente pertenece a una pareja de médicos que defiende enérgicamente su anonimato. Sin embargo, sabemos que fue el padre de él quien compró el tiovivo en 1986 y que, al heredarlo, amantes de las antigüedades como son, decidieron restaurarlo y darle una segunda vida.

Así, aprovechando las obras de reforma de la plaza Alfons el Savi, desmontaron el tiovivo pieza a pieza y lo llevaron en camión hasta Toledo, donde fue restaurado. Luego lo volvieron a montar, como nuevo, en su lugar. Y allí luce, esperando a los niños.

El scalextric

Por último, no puedo dejar de hacer referencia a una estructura de hormigón, que podría tomarse como una escultura abstracta y que se encuentra justo enfrente de la Casa de les Altures.

Se trata de un pilar del antiguo viaducto (se le conocía como scalextric) que seguía la Ronda del Guinardó a la altura del piso principal de los edificios colindantes y dividía el barrio por la mitad.

Fruto de la época Porcioles, se construyó hacia 1973 y fue objeto de inmediatas y enérgicas protestas vecinales. Finalmente se derribó en comodos plazos, en 1985 el lado de mar y hacia 2009 el lado de montaña.

Cuando se inauguró la remodelación de la zona, en febrero 2011, algún vecino protestó por la permanencia del pilar. Sin embargo, como dice Agustí Fancelli en un artículo de El País “El tótem del Guinardó“, es un “evocativo monumento a la ciudad que no ha acabado siendo, gracias precisamente al empuje reivindicativo de los barceloneses”.


 

Información

Dirección: La Casa de les altures está en Rda. Guinardó 49 y el Parc de les Aigues en la plaza Alfons el Savi
Metro: L4 Alfons X
Visitas: La Casa es la sede del Distrito de Horta-Guinardó así que se puede entrar en horas de oficina. El Parque durante el dia. Por la tarde está muy concurrido por dueños de perros y sus mascotas.
Mis fuentes: Storify
Seguro que quieres ver mis fotos: Google+


Anuncios

14 comentarios en “Casa de les altures y Parc de les Aigues

    1. Quants records! portava quan eren petites les meves filles al Parc de les Aigües i quantes vegades sola a llegir alguna estona.

  1. Ya he visitado estos lugares pero había cosas de la historia que no sabia.
    Muy buen trabajo. Muchas gracias

  2. M’ha encantat. Moltes vegades m’havia preguntat per aquest edifici tant bonic i diferent, només sabia que era la seu del districte i ara m’has fet saber tot el que cal sobre ell

  3. Hi he estat una vegada al Parc de les Aigües, però desconeixia tota la història. Interessantíssim, molt bona feina feta!

  4. ¿Alguien sabe por qué la zona de jardines que hay al sur del parque, por encima de las pistas de petanca, está cerrada al público?

    1. Hola Pepe! La verdad es que no lo se. He buscado referencias en la web del ayuntamiento, btv y noticias y no he sabido encontrar nada.
      Si te enteras, ya nos diras.
      Un saludo y gracias por visitar mi blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s